lunes, 2 de diciembre de 2013

Fin de año..., casi.

¡Buenos días! Ya es lunes 2 de Diciembre y este 2013 está por terminar y ahora es buen tiempo para revisar nuestros pendientes y saber qué objetivos nos forjaremos para este próximo 2014 que ya está a la vuelta de la esquina.

¿Qué dejamos atrás?, ¿qué logramos que estaba en nuestros planes?, ¿qué cosas se nos quedaron en el tintero?, ¿qué hicimos a tiempo o qué ya no es tiempo de retomar?, ¿cómo nos tocará este año que va a empezar?

Muchas preguntas que nos surgen en este y momentos próximos cuando traigamos al consciente de que sí, realmente 2013 ya se acabó, para los que decíamos la dichosa frase: "nooo de aquí al año 2000..." que lo veíamos taaaaaan lejos, han pasado ya 13 años, ¡¡13 años!! desde el tan mentado Y2K, (también conocido como efecto 2000, error del milenio, problema informático del año 2000 (PIA2000), en el cual todos pensábamos que probablemente se acabaría el mundo o estaríamos en una situación tipo la serie REVOLUTION, en donde hay un apagón mundial y esto se convierte en una especie de sociedad al estilo MAD MAX y de ese 31 de diciembre de 1999 recuerdo bien, estar en la cena de año nuevo viendo el segundero y esperando, tal vez, lo peor y nada... 13 años después aquí seguimos dando lata.

En fin, esta reflexioncita es, ni más ni menos, para lograr, antes de que estemos con las copas en alto y no saber ni lo que nos atropelló porque al otro día será año nuevo, sentarnos unos momentos a meditar y preguntarnos si hacia donde estamos yendo es a donde queremos ir o sólo nos estamos dejando llevar en este gran mar de gelatina donde unos van flotando, otros logran lancha y los más afortunados van hasta en avión sin tocar suelo.

Es para pensarse y para tomar acción, (si es que no lo estamos haciendo ya), unos planearemos, otros no, otros..., quien sabe. Pero la gran pregunta o como decían antes "La pregunta de los 64000 pesos" es: Tú, ¿qué vas a hacer para ir hacia dónde quieres/debes ir?

Excelente lunesito lleno de todo lo que quieras llenarlo sin dejar que los "bomberos" apaguen nuestro fuego interior, ese que nos quema y nos dice: "¡POR AHÍ ES!"

¡¡VÁMONOS!! ¡¡Un abrazo fuerte para ti!!