martes, 17 de noviembre de 2015

DE LO DULCE Y LO SUAVE.

"La vida nos enseña de muchas maneras, unas no tan lindas como qusieramos pero al final del día siempre hay algo que se puede y se debe aprender. Si no se comprende el porqué, hay que dar tiempo.

Ya será.

Sin actuar guiados únicamente bajo las emociones cuando se tiene que racionalizar y recordando que se juzgan las situaciones no a las personas, porque puede ser que en un futuro haya que tragarse aquellas palabras, aunque eso, también será una valiosa lección..."